INVERSA



El proceso es a la inversa,

ellos reposan siempre uno sobre el otro por composición,

por características propias aclamados en la calma.


Al estruendo, con o sin goce, ¡no importa!,

se juntan en el agite porque saben que así son la fórmula perfecta del sabor de la unidad.


Con la experiencia uno siempre avanza primero, el que separa, agregando a cada elemento la sal que le falta, luego llega el que une encastrándolos por lo que cada uno es, armando el enlace deseado para cada acción, a veces más, a veces menos amarga.


Así el aceite y el vinagre comparten el tiempo y el lugar.

0 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo